Apiadarse del desconsuelo. Urraca (Pica pica). Colmenar Viejo, Madrid. 5-10-2016

http://natusfera.gbif.es/observations/31002



Son los chinos quienes más quieren a las urracas a las que consideran inteligentes, divertidas, compasivas. En una de sus antiguas leyendas dos amantes fueron separados por el capricho de una deidad taoísta y las conmovidas urracas se apiadaron de su desconsuelo formando un puente celestial para que ambos se encontraran. Así, cada séptimo día del séptimo mes del año, los chinos celebran la festividad de Qi Xi, el día de los enamorados y es costumbre, continúan las crónicas, que las muchachas se reúnan llevando fruta y dirijan en voz queda sus plegarias al cielo: rogamos por un dulce amor que conmueva a nuestros pájaros, un amor fiel que sobrevuele estos cielos. 
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

Comentarios