Y el ganado no la pace. Narciso silvestre (Narcissus jonquilla). Canencia. 11-3-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/30723
Eres un Narciso y la vida es un regalo. No hay lugar en el que no te hayan puesto hermoso nombre, porque nunca pasas desapercibido a ojos de nadie: narciso de prado, narciso de poeta, narciso silvestre o campanilla del campo, campanita del diablo, amapola amarilla o amapola de prado, hierba de la cierva... Has venido al mundo en prados de montaña, en suaves prados encharcados y también te gustan los juncales o las hierbas tiernas de los bosques caducifolios. Brotas en los pastizales y sin embargo, el ganado no te pace. En las montañas de Jaén, los pastores hacían ramilletes de narcisos para entregarlos a la mujer que pretendían y en el Pirineo, afirman, alivia la tos seca de los niños. Qué destino sería el nuestro si todos naciésemos entre tanta belleza.
TextoColaboración. Maribel Orgaz 

Comentarios