El principio de todo. Pinzón vulgar (Fringilla coelebs). Gudalix de la sierra 5-1-2017


Alegre como un pinzón dicen los italianos y fueron alegres pinzones quienes hicieron a Darwin alumbrar sus ideas. El bueno de Charles contempló en las islas Galápagos aquellas 17 especies tan contentas, tan bien adaptadas que podían haber sido vistas por un representante de Dios en la Tierra; por un jesuita viajero o un padre peregrino que habrían admirado, maravillados, la concluida tarea del Señor pero Darwin, en cambio, nos dio el principio de todo. Ese que nos ha hecho ver desde la perspectiva adecuada a este avecilla que comparte hermanado, cantando dichoso, nuestras vidas.
TextoColaboración. Maribel Orgaz


Comentarios