El preferido de los búlgaros. Carbonero garrapinos (Periparus ater). Juarros de Voltoya, Segovia 30-9-2017



Los habitantes de Sofía, la capital de Bulgaria, votaron su pájaro preferido hace ya algunos años y el ganador fue el carbonero. Siempre está con nosotros, argumentaron. Mientras que otros migran y vuelven, él se queda en nuestras calles todo el año. Su canto, que incluye más de 40 sonidos, alegra nuestras horas. Palomas y gorriones también nos gustan pero ninguno tanto como el carbonero. Mientras, en La Coruña, colocan nidos a la espera de que el carbonero quiera habitarlos. Qué misterio esconden los antiguos dominios del Kan, la ciudad de los manantiales, para que este ave nunca quiera dejarlos. Sería un buen motivo de intercambio. Enviemos a esas tierras lejanas observadores internacionales que traigan noticias de cómo vivir mejor. Que vuelvan con instrucciones sencillas: anda en el aire libre, escucha los pájaros; porque eso te alegrará el corazón.   


TextoColaboración. Maribel Orgaz

Comentarios