Qué no haríamos por ella. Cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Colmenar Viejo, Madrid 15-4-2017



A veces se pierden. Eso ya lo sabíamos. Los niños aparecen en donde no debían y faltan en donde se les espera. Y ellas dándose una vuelta por la isla de Madeira antes de llegar a Kenia. O al revés. Regresan a Dinamarca pero antes echan un vistazo en algún pasto de Reino Unido. Andan por ahí, rebuscando pececillos o ranas pero en su moderna confusión, hacen la compra en un vertedero. Y si no les apetece ni migran, se quedan a comer restos.  Anida en torretas de luz, en algún campanario o en donde le parezca. Sabe que la admiramos y que puede hacer lo que quiera. Organizamos visitas turísticas para recorrer sus nidos en época de cría, modificamos los tendidos eléctricos para que esté segura... porque vamos a ver, si creemos que desde el Cielo trae a nuestros hijos a casa, ¿qué no haríamos por ella?
TextoColaboración. MaribelOrgaz

Comentarios