De aire blando y bosques viejos..Trepador azul (Sitta europaea). Casa de campo, Madrid. 15-7-2017

http://natusfera.gbif.es/observations/31001
Si al volver al nido, la avellana no cabe por el agujero, es capaz de partirla, tirar la cáscara y meter el fruto. Eso cuentan los entusiastas de este ave. O que, si el agujero del nido es demasiado grande, es capaz de hacer de albañil: recoge barro y achica el hueco. No tiene cuello, es verdad, pero qué patas y qué pico. Así que, nada le arredra. Para lo único, si es que puede reprochársele algo, que es algo más exquisito es el lugar del domicilio. Bosques sí, pero a ser posible de árboles con tiempo y algo de humedad… porque ¿quién prefiere habitar pinares ralos y resecos? Así que, le gusta mucho más Portugal que España, en donde el Atlántico besa el aire hasta ablandarlo.

TextoColaboración. Maribel Orgaz

Comentarios