Una razón como un pájaro. Petirrojo (Erithacus rubecula). Manzanares el Real. 16-7-2017


Todos los días un anciano trocea el pan que le ha sobrado del día anterior y camina hacia el embalse de Santillana. Antes del repecho del camino, un petirrojo le está esperando. Puedes ver cómo se cruza de un lado a otro hasta que le ve llegar. En una piedra que estaba casualmente allí deja las migas y se sienta al lado a verle comer. Ni el anciano ni el petirrojo pueden evitar que los oportunistas carboneros vengan también a desayunar pero ningún carbonero espera al anciano como hace el petirrojo. "Ese pájaro es la razón por la que salgo cada día de casa", cuenta siempre con una sonrisa mirando a su pequeño amigo.
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Comentarios