Un ave del Viejo Mundo. Tarabilla (Saxicola torquatus). Embalse de Guadalix, Madrid. 18-10-2016


Antes de que la menta de los prados florezca, llega la tarabilla a tierras eslavas. Ni a la menta ni a esta avecilla les gusta el frío, así que ambas se aseguran antes de ser vistas que las temperaturas sean de bien entrada la primavera. Los ingleses, sin la dureza del clima ruso, llaman a este pájaro golpe de piedra porque su canto les recuerda un chasquido y en Kuwait, se le tiene por un pájaro invernal. Los cataríes son afortunados, pueden disfrutar en sus cielos de hasta cuatro variedades de tarabillas: dos siberianas, una bizantina y una europea. Desde África, precisan, también tenemos nuestra propia tarabilla que como el zorzal y otras aves provienen de vuestro Viejo Mundo.  
TextoColaboración. Maribel Orgaz

Comentarios