La salvaje belleza alada. Garza real (Ardea cinerea). Embalse de Santillana, Manzanares del Real, Madrid. 10-7-2017.



Desde Amsterdam nos llegan noticias: las garzas han decidido quedarse. Un ave de casi un metro de alzada habita orgullosa una ciudad atestada: comen de los puestos callejeros, se suben a los tejados y espían a los vecinos por los cristales porque ya se sabe, ningún protestante del Norte tiene nada que ocultar poniendo cortinas a sus ventanales. Se acicalan y duermen encima de un contenedor, sobre un coche aparcado o en la esquina de un balcón. Bueno, parecen admitir, estos son los nuevos tiempos: conviviremos con vosotros, saldremos cada día a encontrarnos con vuestros niños para que puedan admirar nuestra salvaje belleza alada.

Comentarios